Contáctenos

Mundo

Rusia planea prohibir la venta de petróleo a los países que le coloquen un tope a su precio

La medida sería una respuesta directa a los países aliados nucleados en la Unión Europea (UE) y el G7, que se encuentran discutiendo una iniciativa de esa índole.

Publicado

el

El Gobierno de Rusia se encuentra redactando un decreto presidencial que prohíbe a las empresas de ese país, vender petróleo a cualquier nación que coloque un techo al precio de compra.

El decreto prohibiría cualquier tipo de venta a empresas y países que ingresen a un mecanismo de tope de precio, según indicó una fuente cercana al Kremlin a la agencia de noticias Bloomberg.

La medida por parte de Rusia –el segundo productor mundial de petróleo- sería una respuesta directa a los países aliados nucleados en la Unión Europea (UE) y el G7, que se encuentran discutiendo una iniciativa de esa índole.

Un límite al precio de compra permitiría reducir los ingresos que recibe Rusia por vender petróleo, una fuente de financiamiento para sus fuerzas armadas en el marco del conflicto con Ucrania, y al mismo tiempo, evitar prohibir la importación de su crudo ya que, de lo contrario, podría producirse un fuerte incremento en el valor internacional de este commodity, y añadir más fuego a una inflación que en Europa y Estados Unidos se sitúa a niveles récord.

La iniciativa prohibiría a todas las empresas proveer servicios –incluida, por ejemplo, la embarcación y los seguros- a los envíos de petróleo ruso en cualquier parte del mundo, salvo si el mismo es vendido por debajo del techo.

Los países del Grupo de los Siete (G7) ya acordaron en septiembre pasado aplicar un tope, y el objetivo ahora es que se sumen más países a la medida para que surta mayor efecto, incluidos grandes consumidores como China e India.

Sin embargo, en el caso de la UE, las negociaciones entre los países del bloque llegaron a un impasse ayer, luego de que existieran desacuerdos respecto de cual sería en concreto el precio tope.

Algunos miembros, como los de la región báltica y Polonia, rechazan la propuesta de fijar el precio en US$ 65 el barril pues, en efecto, se situaría por arriba de los US$ 63 en los que se comercializa actualmente el petróleo ruso, y permitirá mantener prácticamente inalteradas las ganancias de Rusia.

Actualmente el costo de producción de un barril para Rusia se sitúa entre los US$ 30 y los US$ 40.


El dialogo en la UE continuará este lunes, y de llegar a un acuerdo en torno del precio, la propuesta del tope comenzaría a regir desde el 5 de diciembre en el caso de las embarcaciones de petróleo, y el 5 de febrero para los productos derivados como el diésel.

Si no se llega a un acuerdo con el tope -que permitiría seguir comercializando productos por debajo de dicho valor-, la prohibición regirá para todas las importaciones sin importar el precio.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y otros funcionarios del Kremlin ya advirtieron en las últimas semanas que no exportarán energía a los países que impongan un techo al precio.

Según indicó esta semana el viceprimer ministro, Alexander Novak, en el caso de establecerse un techo Rusia simplemente reducirá su producción o redirigirá su oferta a “aliados orientados al mercado”.

El tope llevará a una caída en las inversiones y a “un déficit potencial en la oferta de petróleo”, advirtió Novak.

Algunos analistas dudan del efecto de la medida pues China, India y Turquía se perfilan actualmente como los principales destinos de las exportaciones rusas y, hasta el momento, no han mostrado intención de sumarse al tope.

0
0
Seguí Leyendo
Clic para Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundo

Putin envía condolencias por el terremoto en Turquía y Siria: ofrece “aportar la ayuda necesaria”

El líder del Kremlin hizo saber sobre su profunda “tristeza” al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y a su par sirio, Bashar al Asad.

Publicado

el

La comunidad internacional está consternada luego del tremendo terremoto que sacudió -a primeras horas de este lunes- a Turquía y Siria, y que dejó un lamentable saldo de más de mil fallecidos y miles de personas heridas. La violencia del movimiento sísmico, calculada en torno a los 7,8 grados en la escala de Richter, destruyó gran parte de la infraestructura, provocando la caída total de edificios en cerca de 10 provincias turcas. Con este marco, habló Vladimir Putin.

El presidente ruso lanzó un mensaje e hizo públicas sus condolencias a los dirigentes turco y sirios y ofreció la ayuda de Rusia, informó el Kremlin.

De acuerdo a lo que se lee en el comunicado del Kremlin, el mandatario de la Federación Rusa manifestó sus “sinceras condolencias” al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y afirmó que Rusia está dispuesta a “aportar la ayuda necesaria”, reportó la agencia Sputnilk.

En otro comunicado, dirigido al presidente sirio, Bashar al Asad, el mandatario expresó su “tristeza” y propuso “toda la asistencia necesaria” de Moscú tras la catástrofe.

Solidaridad de la Unión Europea

La Unión Europea (UE), por su parte, expresó hoy su “solidaridad” y su disponibilidad a “ayudar” tras la muerte, hasta el momento, de más de 1.300 personas a causa de un terremoto de magnitud 7,8 en la escala abierta de Richter en el sur de Turquía, cerca de la frontera con Siria.

“Profundamente entristecido al enterarme esta mañana del devastador terremoto que ha azotado partes de Turquía y Siria”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en un mensaje publicado en su cuenta oficial en la red social Twitter.

Mis profundas condolencias a las muchas familias que han perdido vidas y una rápida recuperación a los heridos. La UE muestra su total solidaridad con ustedes”, agregó.

En la misma línea, el Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, lamentó que el sismo haya matado a “cientos” de personas y “ha herido a muchas más”. “Nuestros pensamientos están con los pueblos de Turquía y Siria. La UE está dispuesta a ayudar”, ratificó.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, expresó su “total solidaridad” con “el pueblo de Turquía y Siria” tras el “mortal terremoto”.

Estamos de luto con las familias de las víctimas. El apoyo de Europa está ya de camino y estamos preparados para seguir ayudando de cualquier forma que podamos”, aseguró.

La UE activó este lunes el Mecanismo de Protección Civil para coordinar la respuesta al terremoto, según confirmó el comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, quien señaló en un mensaje en redes sociales que el Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias de la UE ya coordina el despliegue de equipos de rescate de Europa, siendo Países Bajos y Rumanía los primeros estados miembro que han ofrecido asistencia.

0
0
Seguí Leyendo

Mundo

Terremoto Turquía y Siria: ya hay más de 2.500 muertos y miles de heridos y desaparecidos

Hay más de 7 mil heridos. Hubo una fuerte réplica de 7,5 en la escala de Richter en el sureste de Turquía.

Publicado

el

Más de 1.500 personas murieron y miles resultaron heridas el lunes por un terremoto que sacudió el centro de Turquía y el noroeste de Siria, derrumbando bloques de apartamentos y sembrando más destrucción en ciudades sirias ya devastadas por años de guerra.

El sismo de magnitud 7,8 que se produjo en la oscuridad de una mañana de invierno, fue el peor que sacudió Turquía en lo que va de siglo. También se sintió en Chipre y Líbano.

Posteriormente, un segundo terremoto de magnitud 7,6 sacudió el lunes la región de Kahramanmaras, en el sureste de Turquía, informó la Autoridad de Gestión de Desastres y Emergencias (AFAD) del país. Se produjo a una profundidad de 7 km, dijo AFAD, añadiendo que el epicentro del terremoto fue la región de Elbistan de la provincia de Kahramanmaras.

Los equipos de rescate sacaron de entre los escombros a heridos en condiciones invernales extremas en toda la región.

“Nos sacudió como si fuera una cuna. Éramos nueve en casa. Dos hijos míos siguen entre los escombros, aún los estoy esperando”, dijo una mujer con un brazo roto y heridas en la cara, hablando en una ambulancia cerca de los restos de un bloque de siete plantas donde vivía, en Diyarbakir, en el sureste de Turquía.

“Nunca había sentido nada parecido en los 40 años de mi vida”, dijo Erdem, un residente de la ciudad turca de Gaziantep, cerca del epicentro del seísmo, que prefirió no dar su apellido.

El vicepresidente turco Tayyip Erdogan, dijo que 912 personas habían muerto, 5.383 habían resultado heridas y 2.818 edificios se habían derrumbado. Erdogan dijo que no podía predecir cuánto aumentaría la cifra de muertos mientras continuaban las labores de búsqueda y rescate.

En Siria, ya devastada por más de 11 años de guerra civil, el Ministerio de Sanidad dijo que más de 326 personas habían muerto y 1.042 habían resultado heridas. En el noroeste de Siria, controlado por los rebeldes, los equipos de rescate dijeron que habían muerto 147 personas.

En Diyarbakir, los periodistas de Reuters vieron a decenas de efectivos de rescate que buscaban supervivientes entre un montón de escombros, lo único que quedaba de un gran edificio. De vez en cuando levantaban las manos y pedían silencio, en busca de señales de vida. Unos hombres sacaron a una niña envuelta en mantas de un edificio derrumbado de la ciudad.

“Nos despertamos con un gran ruido y fuertes sacudidas. Hubo dos réplicas justo después”, dijo Meryem, de 29 años, de la ciudad de Kahramanmaras, en el sureste de Turquía, cerca del epicentro.

“Estaba muy asustada, pensaba que no pararía nunca. Tomé algunas cosas para mi hijo de un año y salí del edificio”.

Las imágenes difundidas en Twitter mostraban dos edificios vecinos derrumbándose uno tras otro en la ciudad siria de Alepo, llenando la calle de polvo. Dos residentes de la ciudad, muy dañada por la guerra, dijeron que los edificios se habían derrumbado en las horas posteriores al terremoto.

Como el Apocalipsis

El director de Sanidad de Alepo, Ziad Hage Taha, dijo a Reuters que los heridos “llegaban en oleadas”. La televisión estatal siria mostró imágenes de equipos de rescate buscando supervivientes bajo una intensa lluvia y aguanieve.

En Afrin, una ciudad siria controlada por la oposición, los trabajadores de rescate de la organización de respuesta Cascos Blancos buscaban en la oscuridad previa al amanecer a personas atrapadas en un edificio derrumbado. Solo con la luz de una linterna, sacaron de entre los escombros a un hombre con chaleco blanco y pantalones oscuros, y se lo llevaron para que recibiera tratamiento.

En la ciudad fronteriza de Azaz, otra zona controlada por los rebeldes, un miembro del personal de rescate sacó a un niño pequeño de un edificio dañado. “Fue como el Apocalipsis”, dijo Abdul Salam al Mahmoud, un sirio contactado por Reuters desde la ciudad de Atareb.

En Siria, el presidente Bashar al-Assad celebró una reunión de emergencia de su gabinete para examinar los daños y debatir los pasos a seguir, según informó su oficina.

Habitantes de Damasco y de las ciudades libanesas de Beirut y Trípoli salieron corriendo a la calle y se subieron a sus coches para alejarse de los edificios en caso de que se derrumbaran, según testigos.

Totalmente destruida

En la ciudad siria de Alepo, muy dañada durante la guerra, el director de sanidad, Ziad Hage Taha, dijo a Reuters que los heridos “llegaban en oleadas”.

La televisión estatal siria mostró imágenes de equipos de rescate buscando supervivientes bajo una intensa lluvia y aguanieve. Los equipos de rescate en las zonas de Siria controladas por los rebeldes informaron de grandes daños.

En la ciudad fronteriza de Azaz, en manos de la oposición, un trabajador de emergencias sacó a un niño de un edificio dañado.

Otro grupo transportó un cadáver envuelto en una sábana blanca mientras una grúa retiraba losas de hormigón, según un testigo de Reuters.

“Decenas de edificios se han derrumbado en la ciudad de Salqin”, dijo un miembro de la organización de rescate Cascos Blancos en un vídeo en Twitter, refiriéndose a otra ciudad a unos 5 kilómetros de la frontera turca.

El presidente Bashar al-Assad estaba celebrando una reunión de emergencia de su gabinete para revisar los daños y analizar los pasos a seguir, según informó su oficina.

Los habitantes de Damasco y de las ciudades libanesas de Beirut y Trípoli salieron corriendo a la calle y se subieron a sus coches para alejarse de sus edificios en caso de que se derrumbaran, según testigos.

Oferta de ayuda de Estados Unidos

Estados Unidos estaba “profundamente preocupado” por el terremoto en Turquía y Siria y seguía de cerca los acontecimientos, dijo en Twitter el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

“He estado en contacto con autoridades turcas para transmitirles que estamos dispuestos a proporcionar toda la ayuda que sea necesaria”, dijo.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó de que el seísmo, de magnitud 7,8, se produjo a una profundidad de 17,9 kilómetros. Informó de una serie de seísmos, uno de ellos de magnitud 6,7.

Fue el sismo más grave en Turquía desde 1999, cuando uno de magnitud similar devastó Izmit y la región oriental del mar de Mármara, muy poblada, cerca de Estambul, causando más de 17.000 muertos.

El temblor del lunes duró alrededor de un minuto y destrozó ventanas, según un testigo de Reuters en Diyarbakir, 350 kilómetros al este, donde un funcionario de seguridad dijo que al menos 17 edificios se derrumbaron.

Las autoridades dijeron que 16 estructuras se derrumbaron en Sanliurfa y 34 en Osmaniye.

Las cadenas de televisión TRT y Haberturk mostraron imágenes de personas recogiendo restos de edificios, trasladando camillas y buscando supervivientes en la ciudad de Kahramanmaras, donde todavía estaba oscuro.

“Nuestro trabajo principal es llevar a cabo las labores de búsqueda y rescate y para ello todos nuestros equipos están en alerta”, declaró a la prensa el ministro turco del Interior, Suleyman Soylu.

0
0
Seguí Leyendo

Mundo

Los incendios en Chile ya dejaron 22 muertos y Boric agradeció a Alberto la ayuda

El presidente de Chile, Gabriel Boric, dialogó con su par argentino Alberto Fernández y le agradeció el ofrecimiento de colaboración.

Publicado

el

Al menos 22 personas murieron en Chile en decenas de incendios forestales en la zona centro sur del país, azotada por una intensa ola de calor, y la cifra de heridos ascendió a 554, de los cuales 16 están graves, según un nuevo informe divulgado hoy por las autoridades.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, dialogó este sábado con su par argentino Alberto Fernández y le agradeció el ofrecimiento de colaboración y personal para combatir los incendios.

“Acabo de conversar con el Presidente @alferdez para coordinar y agradecer el apoyo de la República Argentina en combate a incendios. Además de brigadistas, recibiremos maquinarias. Estamos gestionando apoyo de distintos países para enfrentar emergencia. No los dejaremos solos!”, posteó el mandatario chileno en su cuenta oficial de Twitter.

Al menos 22 personas murieron en decenas de incendios forestales en la zona centro sur del país, azotada por una intensa ola de calor, y hay otras 554 -16 en estado grave-, dijo hoy la ministra del Interior, Carolina Tohá.

De un total de 251 fuegos activos, 80 están fuera de control, según el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred), consignó la agencia de noticias AFP.

Ayer el balance oficial de víctimas fatales ascendía a 13, cifra que este sábado subió primero a 16 y luego a 22.

Por la situación que no logra ser controlada, sumada a temperaturas cerca de los 40 grados centígrados en toda la zona afectada, Boric declaró el estado constitucional de catástrofe en la región de La Araucanía, que se suma a las de Ñuble y Biobío.

Esa declaración permite disponer recursos adicionales para controlar la emergencia, restringir el libre tránsito de las personas y utilizar a las fuerzas militares para contener el desastre.

Boric, que el viernes suspendió sus vacaciones estivales para visitar la ciudad de Concepción, 510 km al sur de Santiago, dijo en Twitter que seguía trabajando “para enfrentar los incendios forestales y apoyar a las familias”.

Por su parte, Tohá dijo que el gobierno chileno también está coordinando ayuda con Brasil, Uruguay, Mexico y España, además de la brindada por Argentina.

Del total de fallecidos, 10 se registraron en el pueblo de Santa Juana, en la región de Biobío, cinco de los cuales eran miembros de una misma familia.

La alcaldesa de Santa Juana, Ana Albornoz, explicó las dificultades que enfrenta en ese municipio, debido a que es “un terreno muy agreste con muy mala conectividad”.

“Tenemos una demografía muy baja, un vecino en un cerro y otro en otro cerro, y una zona urbana hacinada y concentrada, lo que dificulta cualquier tarea de rescate”, declaró Albornoz a radio Cooperativa.

“Para desalojar a la gente es terrible, porque hay que recorrer kilómetros en caminos donde tú no encuentras a las personas, cuando no hay luz, es una situación que complejiza toda labor”, añadió.

Una residente de la localidad de Purén, en la región de La Araucanía, relató el avance del fuego, que ya arrasó parte de ese poblado.

“Las llamas venían desde el bosque, no dio tiempo para nada. Todos salieron de sus casas. Lo único que pudieron sacar fueron sus animalitos, pero igual algunos se quemaron. La gente lo único que atinó es a arrancar. Las llamas consumieron todo, fue muy rápido”, contó a Canal 13.

Estos incendios se producen durante una ola de calor extremo, lo que hace temer a las autoridades un desastre como el que se vivió a inicios de 2017, cuando un gigantesco incendio forestal causó 11 muertos, unas 6.000 víctimas, destruyó más de 1.500 casas y afectó 467.000 hectáreas de tierra.

Como en aquel año, los focos de incendio comenzaron en áreas agrícolas y en bosques, y avanzaron hasta amenazar y afectar zonas pobladas.

0
0
Seguí Leyendo

Clima Timbúes

Timbúes
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
33°C
Sensación térmica: 31°C
Presión: 1010 mb
Humedad: 29%
Viento: 11 km/h NE
Ráfagas: 22 km/h
Indice UV: 0
Salida del sol: 07:32
Puesta de sol: 21:02
 
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Tendencia