Contáctenos

Sociedad

Murió Horacio González, uno de los referentes intelectuales de la Argentina

El sociólogo y exdirector de la Biblioteca Nacional estaba internado a raíz de un cuadro de coronavirus hace poco más de un mes.

Publicado

el

Tras un largo proceso que incluyó mejorías y recaídas, murió este martes a los 77 años el sociólogo y ensayista Horacio González, un hombre de lealtades blindadas que sin escaparle al disenso vivió en estado de interrogación y diálogo, apostó al lenguaje para desafiar sentidos clausurados y generó una de las etapas más luminosas de la Biblioteca Nacional a partir de una gestión que alojó debates inflamados, validó en sentido integral la producción de músicos como Spinetta o el “Indio” Solari y salió al rescate de textos olvidados por las dinámicas expulsivas de la industria editorial.

El autor de “Lengua del ultraje. De la generación del 37 a David Viñas” toreó varias veces a la muerte. Lo hizo a fines de 2013 cuando se desplomó en el aeropuerto de Panamá como consecuencia de un ACV que sufrió mientras regresaba de un Congreso de la Lengua celebrado en esa ciudad y luego en 2015 cuando fue intervenido por una hemorragia renal que un año y medio después lo llevó a recibir un trasplante de riñón.

Pero esta vez no pudo. No alcanzó con la tenacidad disimulada en su figura etérea, afable, de la que brotaba la voz tenue pero firme con la que construyó su faceta de polemista.

Sociólogo, docente, ensayista, profesor, militante: González fue uno de los más lúcidos pensadores argentinos del último siglo, poseedor de una prosa expansiva y laberíntica que custodiaba sus ocurrencias y argumentos. Fuera del territorio solitario de la escritura, no esquivó los riesgos que acechan a los hombres que frecuentan la arena pública: presentó libros, regaló destellos de conferencista sagaz y lideró cruzadas como las reuniones de Carta Abierta -el espacio que buscó aportar espesor teórico a las políticas del kirchnerismo- o la embestida para licuar el protagonismo del escritor Mario Vargas Llosa durante su visita al Feria del Libro en 2015.

A González lo caracterizó siempre la vocación para sostener lealtades -a sus ideas, a sus amigos, a las figuras que admiraba como la del expresidente Néstor Kirchner o el desaparecido librero Elvio Vitali- sin caer en la adulación o el alineamiento sumiso.

Contra toda prevención, en julio de 2015 no dudó en anticipar su salida de la Biblioteca Nacional -en la que ejerció la máxima autoridad durante una década- pese a que el pronóstico de cara a las inminentes elecciones presidenciales sugería un escueto triunfo del candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, por sobre el opositor Mauricio Macri. “Creo que no seguiré. Debería para eso acallar muchas de las críticas que hice y me debería convertir en un funcionario más adecuado y no lo fui”, se sinceró.

De hecho, en ese inesperado balance que formuló en el marco de una presentación informal ante un grupo de periodistas llegó a sostener que trabajó “al filo de la disidencia”, en línea con la noción de una “cultura crítica”. El intelectual había llegado a la Biblioteca Nacional en 2004 por pedido de su amigo Vitali, quien apenas nombrado director lo convocó para desempeñarse como su segundo en el área junto al también historiador Horacio Tarcus.

Cuenta la leyenda que casi dos años después el entonces presidente Néstor Kirchner lo llamó a su casa para ofrecerle el cargo de director de la máxima institución cultural. Tuvo su primer asedio público en diciembre de 2006, cuando el subdirector Tarcus presentó su renuncia por desavenencias con los sindicatos y sus desacuerdos con la línea “nacional y popular” que empezaba a perfilar la gestión.

AddThis Sharing Buttons
Share to Twitter
Share to FacebookShare to WhatsAppShare to ImprimirShare to Más…
Sociólogo, docente y ensayista argentino nacido en 1944, era uno de los referentes intelectuales más importantes de la Argentina.
Sociólogo, docente y ensayista argentino nacido en 1944, era uno de los referentes intelectuales más importantes de la Argentina.

Tras un largo proceso que incluyó mejorías y recaídas, murió este martes a los 77 años el sociólogo y ensayista Horacio González, un hombre de lealtades blindadas que sin escaparle al disenso vivió en estado de interrogación y diálogo, apostó al lenguaje para desafiar sentidos clausurados y generó una de las etapas más luminosas de la Biblioteca Nacional a partir de una gestión que alojó debates inflamados, validó en sentido integral la producción de músicos como Spinetta o el “Indio” Solari y salió al rescate de textos olvidados por las dinámicas expulsivas de la industria editorial.

El autor de “Lengua del ultraje. De la generación del 37 a David Viñas” toreó varias veces a la muerte. Lo hizo a fines de 2013 cuando se desplomó en el aeropuerto de Panamá como consecuencia de un ACV que sufrió mientras regresaba de un Congreso de la Lengua celebrado en esa ciudad y luego en 2015 cuando fue intervenido por una hemorragia renal que un año y medio después lo llevó a recibir un trasplante de riñón.

Pero esta vez no pudo. No alcanzó con la tenacidad disimulada en su figura etérea, afable, de la que brotaba la voz tenue pero firme con la que construyó su faceta de polemista.

Sociólogo, docente, ensayista, profesor, militante: González fue uno de los más lúcidos pensadores argentinos del último siglo, poseedor de una prosa expansiva y laberíntica que custodiaba sus ocurrencias y argumentos. Fuera del territorio solitario de la escritura, no esquivó los riesgos que acechan a los hombres que frecuentan la arena pública: presentó libros, regaló destellos de conferencista sagaz y lideró cruzadas como las reuniones de Carta Abierta -el espacio que buscó aportar espesor teórico a las políticas del kirchnerismo- o la embestida para licuar el protagonismo del escritor Mario Vargas Llosa durante su visita al Feria del Libro en 2015.

A González lo caracterizó siempre la vocación para sostener lealtades -a sus ideas, a sus amigos, a las figuras que admiraba como la del expresidente Néstor Kirchner o el desaparecido librero Elvio Vitali- sin caer en la adulación o el alineamiento sumiso.

Contra toda prevención, en julio de 2015 no dudó en anticipar su salida de la Biblioteca Nacional -en la que ejerció la máxima autoridad durante una década- pese a que el pronóstico de cara a las inminentes elecciones presidenciales sugería un escueto triunfo del candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, por sobre el opositor Mauricio Macri. “Creo que no seguiré. Debería para eso acallar muchas de las críticas que hice y me debería convertir en un funcionario más adecuado y no lo fui”, se sinceró.

De hecho, en ese inesperado balance que formuló en el marco de una presentación informal ante un grupo de periodistas llegó a sostener que trabajó “al filo de la disidencia”, en línea con la noción de una “cultura crítica”. El intelectual había llegado a la Biblioteca Nacional en 2004 por pedido de su amigo Vitali, quien apenas nombrado director lo convocó para desempeñarse como su segundo en el área junto al también historiador Horacio Tarcus.

Cuenta la leyenda que casi dos años después el entonces presidente Néstor Kirchner lo llamó a su casa para ofrecerle el cargo de director de la máxima institución cultural. Tuvo su primer asedio público en diciembre de 2006, cuando el subdirector Tarcus presentó su renuncia por desavenencias con los sindicatos y sus desacuerdos con la línea “nacional y popular” que empezaba a perfilar la gestión.

Precisamente esa perspectiva díscola con las tradiciones sería una de las grandes astucias de González: convertir a la Biblioteca en un espacio vivo capaz de alojar el “zeitgeist” de una sociedad que redefinía sus consumos culturales intentando dejar atrás las secuelas del estallido social de 2001. El sociólogo planteó entonces una agenda desplazada hacia expresiones asociadas a lo periférico o lo alternativo que nunca antes habían tenido lugar en la monumental estructura proyectada por Clorindo Testa, como la muestra dedicada en 2014 a “El Eternauta”, la historieta creada por Héctor Germán Oesterheld o las que sucesivamente tuvieron como epicentro el universo artístico del “Indio” Solari, fundador de Los Redonditos de Ricota, o la producción poética y musical de Luis Alberto Spinetta, a quien en 2012 se le rindió homenaje con una exposición antológica.

Transformado en un anfitrión entusiasta y descontracturado, González multiplicó la actividad pública de la Biblioteca con presentaciones de libros, paneles, ejercicios de relectura crítica, exposiciones, ciclos de reflexión y hasta jornadas de desagravio como la que dedicó al escritor Pablo Katchadjian, acusado por la viuda de Borges, María Kodama, de plagiarlo en su libro “El Aleph engordado”. Fue una atípica velada que contó con la presencia del escritor César Aira, habitualmente renuente a la actividad pública, además del apoyo de más de 2.500 escritores editores y artistas entre los que se encontraban Edgardo Cozarinsky, Ricardo Piglia, Silvia Molloy, Josefina Licitra, Alan Pauls, Tamara Kamenszain y Gabriela Cabezón Cámara

“La Biblioteca Nacional tiene que mantener la idea de interrogar toda la cultura disponible. Es como en la época de Groussac y la época de Moreno, que de algún modo estaba vinculada a todos los asuntos públicos, incluso a la guerra. Entre guerra y biblioteca hay muchas relaciones y ocurre hasta hoy que en las guerras las bibliotecas son un blanco muy selecto”, destacó durante una entrevista el sociólogo, que en 2011 creó el Museo del Libro y de la Lengua y designó como directora del flamante espacio a la ensayista María Pía López, su antigua alumna e incondicional amiga.

0
0
Seguí Leyendo
Clic para Comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sociedad

Tragedia en Misiones: un nene de 5 años murió aplastado por la camioneta de su tío

La familia estaba en reunión cuando el pequeño fue encerrado por el vehículo.

Publicado

el

Un nene de 5 años murió atropellado por una camioneta que era manejada por su tío. El trágico accidente sucedió luego de una reunión familiar en la localidad misionera de Eldorado.

Según informaron los medios locales, el pequeño se encontraba en la casa de su abuelo junto a otros parientes en el momento de los hechos. Su tío, un hombre de 35 años, dejo su camioneta en punto muerto y el vehículo se desplazó por inercia contra la pared de la casa.

El niño, identificado como Isaac Omar Rosco, estaba cerca del vehículo y fue aplastado contra la superficie sin que sus familiares se dieran cuenta. Cuando lo encontraron, fue trasladado de urgencia al hospital SAMIC. Minutos después, el pequeño sufrió un paro cardiorrespiratorio que le provocó la muerte.

El Juzgado de Instrucción Nro. 2 de Eldorado ordenó que se le tomen declaraciones a los papás del pequeño, luego de que el cuerpo sea entregado a los familiares.

0
0
Seguí Leyendo

Sociedad

Salto de casos de coronavirus: reportan 12.609 en el país, un 279% más que la semana previa

Se mantiene el salto exponencial de contagios de Covid en todo el país y preocupa la baja aplicación de los refuerzos contra el virus.

Publicado

el

El Ministerio de Salud reportó hoy nueve muertes por coronavirus y 12.609 contagios en la última semana en la Argentina, lo que representa un 279% más de casos que el domingo pasado (3.323). De acuerdo a los datos difundidos, la cantidad de muertes aumentó 12,5% en relación a la semana pasada cuando se habían informado 8 fallecimientos. De esta manera, suman 130.034 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 9.739.856 los contagiados desde el inicio de la pandemia.

La cartera sanitaria indicó que son 247 los internados con coronavirus en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos en el sector público y privado, para todas las patologías, de 41% en el país.

Durante la última semana murieron 2 personas en la provincia de Buenos Aires, 2 en la ciudad de Buenos Aires, 1 en Entre Ríos, 1 en Neuquén, y 2 en Tierra del Fuego.

Según el Monitor Público de Vacunación, el total de dosis aplicadas asciende a 110.686.150, de los cuales 41.054.394 recibieron una dosis, 37.907.790 las dos, 3.158.736 una adicional, 21.848.529 el primer refuerzo, 6.383.721 el segundo, y 331.582 el tercero, mientras que las vacunas distribuidas a las jurisdicciones llegan a 118.415.142 y las donadas a 5.083.000.

Preocupa la baja vacunación

El médico infectólogo (M.N. 54101), epidemiólogo y magíster en Salud Pública Hugo Pizzi en diálogo con Ahí Vamos en UNO 106.3 detalló cómo se viene desarrollando la pandemia y alertó sobre la baja vacunación.

El médico indicó que Europa sigue viviendo casos de coronavirus, Francia, Italia e Inglaterra son algunos de los principales afectados hoy en día. “Todo lo que sucede en Europa siempre es el preludio de lo que viene para América. Hay lugares donde llegó antes, Chile, Perú y Brasil ya han tomado medidas e incluso los mismo uruguayos que ya están prácticamente en la época de vacaciones están diciendo cómo van a pedir el calendario de vacunación nuestro”.

Pizzi también cómo está hoy el índice de vacunación actualmente en Argentina. Un 87% de la población tiene una sola dosis, el 80% se colocó las dos dosis, un 52% las tres dosis y solo 13% posee las cuatro dosis. “Eso significa que no estamos bien vacunados y para poder evitar la internación o la muerte tenés que tener mínimo cuatro, ya no hace falta tres”, advirtió.

Desde hace un tiempo se viene realizando la campaña nacional de vacunación para la triple viral, lo que sería sarampión, paperas y rubiola. Además de la antipoliomielítica. Debido a que la gente no concurre a vacunarse ya en dos oportunidades debieron extender la fecha de finalización, la cual ahora es hasta el 15 de diciembre. “Un 43% han llevado a sus hijos nada más”, detalló y recordó que se trata de vacuna obligatoria y de calendario.

Frente a estos bajos números, Pizzi expresó: “Hay una desidia, una indolencia, una indiferencia no únicamente con el covid porque tuvimos en el hospital escuela internados de coronavirus, gripe y de neumonía, y las tres son vacunas gratuitas”. Contó que las personas se pueden ir a vacunar al Hospital Iturraspe desde las 7 hs.

0
0
Seguí Leyendo

Sociedad

Cuánto cuesta viajar por Aerolíneas al Mundial de Qatar y quedarse a la final

Los boletos de ida y vuelta de 739.000 pesos se agotaron en menos de 24 horas. Para la vuelta por Ejecutiva que cuesta casi $2 millones no quedan pasajes.

Publicado

el

Aerolíneas Argentinas realizará un nuevo vuelo directo a Doha, Qatar, para alentar a la Selección Nacional, el próximo viernes en el partido de cuartos de final ante Países Bajo.

El vuelo despegará desde el aeropuerto internacional de Ezeiza el próximo martes 6 a las 8,20, estando prevista su llegada a Doha el día 7 a las 10,30, dos días antes del partido ante los dirigidos por Van Gaal, tras una escala en Roma.

Se trata del noveno vuelo especial con destino a la capital de Qatar que la empresa realiza. Dichos vuelos, tienen una duración de 18 horas y cuentan con una escala de abastecimiento en el aeropuerto de Roma.

“Estamos felices de poder acompañar a nuestra selección como sponsor digital y con estos vuelos que estamos realizando que visibilizan la marca Aerolíneas en todo el mundo“, señaló Pablo Ceriani, titular de Aerolíneas Argentinas.

Los tickets para el próximo vuelo se pusieron a la venta en la web de Aerolíneas Argentinas desde 739.000 pesos final (ida y vuelta) o en el LINK. A las pocas horas se vendieron los más económicos y flexibles.

Cuánto cuesta viajar por Aerolíneas Argentinas a Qatar 2022 y quedarse hasta el final

La tarifa Base está agotada al igual que la Flex. Sólo quedan pasajes en Business para la ida que cuestan casi dos millones de pesos y Plus para los dos tramos.

Aerolíneas Argentinas genera divisas

Aerolíneas Argentinas registró una ocupación promedio superior al 75%. Además del traslado de pasajeros, en los 8 vuelos realizados hasta ahora se transportaron 69.000 kilos de cerezas de producción nacional que tienen como destino final Hong Kong lo que amortiza los costos operativos del vuelo.

Cuántos lugares quedan en el vuelo de Aerolíneas Argentinas a Qatar 2022

Para la ida quedan 15 lugares en “Ejecutiva” y 115 en “Turista” mientras que para el regreso sólo 162 en la más económica.

Cuándo sale el vuelo de Aerolíneas Argentinas a Qatar 2022 y cuándo vuelve

La ida parte desde el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini a las 8.20 del miércoles 6 de diciembre y llega a Doha el viernes a las 10.30. El regreso a Ezeiza es a las 5.55 del martes 20 de diciembre tras partir a las 13.40 del lunes desde Qatar ojalá con la alegría de ver a la Scaloneta disputando el partido deseado por todos con el resultado anhelado.

0
0
Seguí Leyendo

Clima Timbúes

Timbúes
Despejado
Despejado
25°C
Sensación térmica: 23°C
Presión: 1010 mb
Humedad: 42%
Viento: 14 km/h NE
Ráfagas: 29 km/h
Indice UV: 0
Salida del sol: 06:48
Puesta de sol: 21:01
 
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Tendencia